Historia_2018-04-27 17:34:40

Todo lo bueno de la experiencia.


Historia_2018-04-27 17:34:40 Todo lo bueno de la experiencia.
mission

Nuestra historia es genuina, precisamente como nuestra harina.
En el centro del relato el Molino, presente en el territorio de Marmirolo desde el periodo de los Gonzaga, y sucesivamente de propiedad alemana durante la primera guerra mundial.

En 1929 tiene lugar la compra por parte de Pietro Magri y del hijo Cuore Modesto, que emprenden un nuevo camino en pos de la innovación y de la tecnología: en 1948 surge un nuevo edificio y, en 1969, los nuevos silos para el almacenamiento de las materias primas. A partir de los años 70, la empresa es dejada en gestión a Gian Pietro Magri, actualmente aún presidente de la sociedad, con el cual en 1978 se adquieren los silos para los productos terminados.

Los años 80 son los de la “transferencia de poderes” y las nuevas incorporaciones: entran en la empresa secundando al padre los hijos Anna, Modesto y Stefano, y nuestra actividad conoce un nuevo impulso productivo y cualitativo. A finales de los años 80 se realiza una instalación de mezclado que permite una diversificación de las harinas producidas y una personalización de las mismas.

La revolución tecnológica está en puertas. En los años 90, nuestro sistema productivo es informatizado hasta llegar, en 1999, a introducir en nuestra empresa alimentaria el sistema de gestión para la calidad certificado UNI EN ISO 9002, sucesivamente actualizado a las nuevas normas Vision.

Así, el valor de la experiencia ha sido transmitido de generación en generación, junto a la historia de quien ha hecho de su oficio un arte, sabiendo respetar e innovar el territorio de origen para garantizar materias primas de calidad.



Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación.
Al continuar usando este sitio web, acepta aceptar y autorizar el uso de cookies.
Más información sobre el uso de cookies